Tiramisú

Descripción

Los postres no son lo más importante en la cocina italiana. Es una lástima, ya que hay varios que podrían ser servidos con orgullo en los restaurantes más finos, y de hecho lo son. Un ejemplo destacado es el tiramisú.

Ingredientes

6 bizcochos (bizcochitos de soletilla)
60 ml café (espresso, a temperatura ambiente)
125 g queso mascarpone (a temperatura ambiente)
1 huevo (grande)
15 ml ron (ron moreno)
15 ml brandy
3 cda azúcar
1 cda cacao (en polvo, cacao sin azúcar)
1 pzca sal

Instrucciones

  1. Batimos el huevo con la sal. Echamos el azúcar y seguimos batiendo que quede esponjoso.
  2. Añadimos el mascarpone y mezclamos bien.
  3. En un cuenco pequeño y ancho,  mezclamos el café,  el ron, y el brandy. Mojamos un bizcocho de soletilla en esta mezcla de café hasta que se empape. Lo retiramos y lo colocamos sobre papel encerado. Repetimos la operación con los bizcochitos restantes.
  4. Vertemos parte de la mezcla de huevo y queso encima.
  5. Alineamos dos bizcochitos uno al lado del otro y colocamos dos más encima, en posición transversal. Vertemos un poco más de mezcla de queso y huevo.
  6. Colocamos encima otros dos bizcochos de soletilla, atravesados sobre los segundos, y cubrimos con más mezcla de queso y huevo batido.
  7. Levantamos el postre, con cuidado, agarrando el papel encerado por los bordes, y lo metemos en la nevera. Refrigeramos durante toda la noche.
  8. Al día siguiente, cuando sea el momento de servir, pasamos el tiramisú a un plato y  espolvoreamos el cacao en polvo por encima.
Rendimiento
2 raciones
Tiempo de preparación
45
Tiempo de cocción
0
Tiempo total
45 minutos

Según todos los datos, se trata de una invención relativamente reciente, a diferencia de la mayoría de los platos italianos, que tienen siglos de antigüedad. Se cree que el tiramisú es la creación de un inspirado chef de Treviso. Pero cualquiera que sea su origen, merece un puesto en la residencia de los dioses. En efecto, este postre de café y crema de queso es simplemente celestial.

El bizcocho de soletilla es un conocido en Italia como savoiardi. Naturalmente, lo mejor es utilizar bizcochos de soletilla lo más frescos posible. Siempre es posible hacerlos, pero su preparación es sólo para los expertos.