Chocolate

Los aztecas fueron los primeros en utilizar el chocolate y ellos lo consideraban un alimento apto sólo para los dioses.

La palabra chocolate es una combinación de términos aztecas que significa "agua amarga". Resulta extraño, teniendo en cuenta que normalmente asociamos el chocolate con lo dulce. Pero esa dulzura es el resultado de las técnicas modernas de elaboración, no es algo inherente al chocolate. En la forma en la que los aztecas y los mayas lo conocieron, el líquido caliente hecho por infusión de las semillas trituradas de la planta de cacao tenía un montón de alcaloides, por lo cual era amargo.

A pesar de este sabor amargo, estas culturas antiguas vieron esta planta como un alimento digno de los dioses. Tal vez fuera la sensación de bienestar que recibían de la teobromina, una sustancia similar a la cafeína. O tal vez tomaron chocolate de más y sintieron los efectos de la anandamida, un compuesto similar a otra sustancia que se encuentra en la marihuana. O bien, podría haber sido la fenetilamina, una molécula natural similar a la anfetamina. Sin embargo, la explicación más probable es que el chocolate sabe muy bien.

La planta del cacao produce vainas con semillas que se secan, se tuestan, y se muelen de forma similar al proceso que se utiliza con los granos de café. El resultado es un líquido viscoso, llamado licor de chocolate. Este licor se comprime a alta presión para producir manteca de cacao y sólidos de cacao. El cacao en polvo es el resultado de moler los sólidos de cacao obtenidos.

A este cacao se le añade un poco de azúcar y se mezclar todo en algo que se conoce como concha, se calienta y se deja enfriar adecuadamente en un proceso llamado temple, y muy entonces se obtiene uno de los alimentos favoritos de todo el mundo.

Ya sea en forma de chocolate negro rico en antioxidantes, o incluso el chocolate blanco, que es principalmente la manteca de cacao sin sólidos, el chocolate es cremoso, sabroso y muy satisfactorio. El chocolate con leche, la variedad de chocolate más popular, se encuentra en un punto intermedio pues se trata de una mezcla de sólidos de cacao, sólidos lácteos y azúcar.

En todas sus formas, cuando se consume con moderación, se trata de una golosina saludable y deliciosa. Forma parte de la dieta de la mayoría de la población de la Tierra y más allá, y está recomendado para todo tipo de actividades, incluyendo los astronautas y los escaladores. El chocolate se encuentra en casi todos los países, es relativamente fácil procesar, aunque para hacerlo bien se requiere arte y una experiencia considerable.

Se encuentra en recetas tan diversas como el helado de chocolate, chile, y Martinis de chocolate. Ya se coma en trozos, o se utilice como una salsa acompañando a chuletas de cerdo, el chocolate es uno de los ingredientes favoritos de los cocineros en todo el mundo. Y como bebida, el chocolate caliente es inmejorable.

Pero incluso se encuentra en alimentos que no se cocinan en absoluto. El chocolate crudo también se consume y se utiliza como ingrediente principal en las populares barritas nutritivas.

Es una maravilla la forma en la que puede levantar el estado de ánimo de cualquier persona ¡Cuantos corren hacia el chocolate cuando se sienten tristes! Y también lo utilizamos para celebrar nuestra alegría. Forma parte de los mitos y rituales en muchos países, participando en la felicidad de esas ocasiones.

Se convierte en el postre perfecto aún por sí solo, y añade un toque de elegancia cuando se combina con una copa de vino.

Nadie tiene que esforzarse mucho para animar a otra persona para que pruebe un poco de chocolate. Lo difícil es mantener a la gente alejada. Y si uno quiere disfrutar de un momento tranquilo más tarde, más vale esconder un poco de chocolate o no quedará ninguno.