Bebidas de fruta y verdura

Las frutas y verduras crudas en zumo son sanas y están llenas de vitaminas. Una froma refrescante de aprovechar sus mejores propiedades.

Un zumo de fruta es una forma excelente de empezar el día, un postre ligero o una merienda refrescante, y es muy fácil de preparar en casa. Los zumos hechos con verduras y hortalizas no sólo nos permiten empezar el día con buen pie, sino que también son una bebida ideal para la hora del aperitivo. Además, se pueden preparar una infinidad de bebidas sin alcohol para fiestas combinando zumos de fruta y gaseosa, o agua con gas.

Un zumo de fruta fresca es una forma magnífica para obtener las vitaminas necesarias. Y no hay que cocinar.

Ingredientes para zumos y batidos de fruta o verduras

La mejor base son las frutas y verduras frescas, y mejor cuanto más frescas. Algunas frutas que están demasiado maduras para comer quedan bien en zumo.

Frutas

Los cítricos son la mejor base para un zumo. Además, añadir un poco de zumo de limón, o naranja, a otros zumos ayuda a mantener su color y su frescura. Los zumos de manzana o pera, aparte de ser excelentes por sí mismos, sirven para endulzar otros zumos sin tener que añadir azúcar.

Las frutas blandas como las fresas, frambuesas, moras, arándanos, cerezas, ciruelas, melocotones, albaricoques, melón, o sandía son también la base de excelentes zumos. Estos zumos se pueden servir solos o mezclados.

Las frutas tropicales como el plátano, la piña, el mango, la guaba o la papaya son excelentes en zumos y batidos de fruta. Pueden utilizarse solas, o mezcladas con otras frutas.

Puede mezclarse fruta fresca con fruta enlatada. El zumo o el almíbar de las latas también pueden utilizarse junto con fruta fresca para preparar bebidas de fruta.

También puede utilizarse el líquido donde se han remojado uvas pasas para hidratarlas, e igualmente el líquido donde se han remojado ciruelas pasas, orejones y otras frutas secas.

Verduras

Entre las verduras y hortalizas, los tomates y los pepinos han sido durante mucho tiempo los ingredientes principales para un zumo. Pero las licuadoras y batidoras han permitido ampliar la variedad de los ingredientes y ahora cualquier hortaliza o verdura puede aparecer como zumo. Este es el caso de las zanahorias o la remolacha.

Las verduras de hoja verde, como las espinacas, se han hecho muy populares en combinación con otras hortalizas. El apio y los berros ayudan a darle sabor a otros zumos sin necesidad de añadir sal.

Algunas hortalizas se pelan, otras no.

Hierbas aromáticas, especias y otros condimentos

Las hierbas frescas son un condimento excelente para los zumos de verduras. Perejil, cilantro, albahaca o estragón frescos van muy bien con zumos de verduras y hortalizas.

La menta y la hierbabuena van bien tanto con frutas como verduras.

Las hierbas secas no quedan bien en zumos.

Las especias moidas son las que se utilizan como condimento casi siempre. Por ejemplo, la pimienta alegra los zumos salados. Algunas especias dulces, como la canela molida, pueden alegrar zumos de fruta en ocasiones, pero las especias dulces funcionan mejor en los batidos de fruta que también llevan yogur, leche o frutos secos.

Algunos zumos y batidos de verduras necesitan un poco de sal, o zumo de limón o lima. Unas gotas de salsa Worcestershire o de Tabasco van muy bien con el zumo de tomate, y se pueden añadir a otros zumos de hortalizas.

Algo dulce

Si se combinan las frutas sabiamente, no hará falta endulzar más el zumo. Los zumos de pera o manzana son naturalmente dulces y prácticamente no alteran el sabor de las otras frutas, por eso son muy populares.

El azúcar es el ingrediente más popular para endulzar. Es mejor que sea fino. Puede añadirse directamente pero es más fácil disolverlo en agua caliente, y esta agua se puede añadir al zumo una vez fría. Este método es el mejor cuando se va a preparar una gran cantidad de zumo par una fiesta, por ejemplo.

El almíbar que queda después de preparar una compota de fruta, o el zumo de la fruta enlatada también pueden servir para endulzar un zumo de fruta fresca.

La miel es una alternativa natural al azúcar. El jarabe de arce es otra, aunque añade una nota de caramelo al zumo, si no se tolera la miel. Y existen otros jarabes que pueden servir para endulzar como el jarabe de maíz, el jarabe de agave, o, como último extremo, el jarabe de glucosa.

Se pueden utilizar edulcorantes artificiales, si fuera necesario. Y a veces lo es por razones de salud. Claro que es mejor endulzar de forma natural, pero si uno tiene que restringir el azúcar y sólo puede tomar zumo endulzado con sacarina, eso es mejor que nada.

Líquidos

Los zumos de cítricos o los zumos preparados con una licuadora no suelen necesitar más líquido, en principio. Aunque a veces conviene rebajarlos con agua para que estén menos concentrados. Este es el caso de los zumos para niños pequeños, a quienes no siempre les sienta bien el zumo puro. La naranjada o la limonada que se sirve en una fiesta también se aligeran con agua.

Las bebidas que tienen como base un puré de fruta o verdura necesitan aligerarse con un líquido, que puede ser otro zumo, almíbar, o agua, en el caso de la fruta; agua o caldo en el caso de las verduras y hortalizas.

Ahora, el agua puede ser natural o agua con gas, que puede darle un toque festivo a algunos ponches de fruta. También se puede utilizar la gaseosa, o incluso infusiones.

La leche se emplea en batidos de fruta. Lo mismo que el yogur.

Cómo se preparan

Los zumos de cítricos son los más fáciles de preparar pues basta un exprimidor manual para obtener su zumo. Incluso es posible improvisar si no se tiene un exprimidor. Se puede cortar una naranja, o un limón, por la mitad, pinchar la pulpa con un tenedor y apretar la cáscara por los lados, recogiendo el zumo que cae en un cuenco, o en un vaso.

En todos los demás casos, hará falta utilizar una licuadora o una batidora para conseguir una bebida suave con una textura uniforme. Se puede utilizar el chino en el caso de algunas frutas blandas, como fresas o frambuesas maduras, pero no merece la pena el tiempo y el esfuerzo que se necesita, cuando hay aparatos que hacen el trabajo mejor y más rápido. El chino se puede guardar para pasar el puré hecho con la batidora para obtener una bebida aún más fina.

La licuadora produce zumos, bebidas totalmente líquidas, pero se pierde casi toda la pulpa y parte del sabor. El zumo de la licuadora no tiene contraste de texturas. No todas las frutas y verduras pueden licuarse, con algunas no hay más remedio que hacer un puré con la batidora, este es el caso de los plátanos, mangos o aguacates.

Las frutas, verduras y hortalizas necesitan una cierta preparación si se va a utilizar una licuadora o una batidora, aunque la preparación difiere ligeramente. Lo mínimo es lavarlas y partirlas en trozos, o picarlas. Cuando la naranja, limón o pomelo está caliente produce más cantidad de zumo, así que se pueden calentar en el horno de microondas, a la temperatura para descongelar porque no se trata de cocinarlos, o sumergiéndolos en agua caliente unos pocos minutos. La fruta para batidos también se puede dejar en agua caliente, no hiriviendo, 4 o 5 minutos antes de usarla. Aparte de estar más limpia también será más jugosa.

Las licuadoras pueden triturar casi todo tipo de piel y algunas semillas, aunque por supuesto que afectan al sobro y el que las echemos o no dependerá de si nos gusta el sabor del zumo resultante. No siempre hará falta pelar las frutas y verduras cuando se va a usar una batidora, pero sí que será necesario quitar las pepitas.  Por ejemplo, para licuar una zanahoria bastará con lavar y raspar la piel, y cortarla en trozos que quepan por la abertura de la licuadora, si acaso. Para triturarla con la batidora, además sería necesario picarla o rallarla primero.

Cuando no hya ni batidora ni licuadora, habrá que uar el exprimidor manual, el chino y el pasapurés, que sirven para hacer cantidades pequeñas. Y todavía queda la opción de mezclar zumos ya hechos en una coctelera para crear nuevas combinaciones.

Presentación

Estos zumos y batidos suelen servirse muy fríos, así que hará falta poner hielo. El hielo picado resulta mejor y a menudo se tritura el hielo junto con los otros ingredientes en la batidora. También se puede machacar el hielo poniéndolo en una bolsa de plástico resistente y dándole golpes con el rodillo o la mano del mortero.

Los muy previsores enfriarán antes los vasos en los que se servirá el zumo o batido.

Por último, la decoración. Hierbas frescas, rodajas de tomate o de pepino, hojas de apio, o almendras fileteadas sirven para decorar bebidas de hortalizas y verduras.  Los zumos y batidos de fruta pueden decorarse con hojas de menta, rodajas finas de naranja o de limón, fresas o frambuesas, cerezas sin hueso, o frutos secos.

El tipo de vaso en el que se sirva también influirá en el éxito, pues la bebida entra por los ojos tanto como la comida. Se pueden escoger vasos o copas que complementen la experiencia. Claro, que cuando se trata de bebidas para fiestas y reuniones, lo mejor es traerlas a la mesa en una jarra, o presentarlas en un cuenco grande, como se hace con el ponche o el vino especiado.

En general

A la hora de preparar zumos, hay algunas cosas que deben hacerse, siempre que sea posible, y otras que deben evitarse. No es necesario seguir al pie de la letra todas las sugerencias que se dan a continuación, pero seguro que hay algunas ideas muy aprovechables.

Planificar bien dónde y cuándo se va a hacer el zumo. Idealmente, debería prepararse justo antes de tomarlo pues así se obtienen los máximos beneficios nutricionales.

Preparar un recipiente adecuado para transportar el zumo, en caso de que se quiera tomar fuera de casa.

Hay que lavar bien todas las frutas y verduras.

Es mejor pelar las frutas y verduras que no provengan de cultivos biológicos si se desea evitar los pesticidas por completo.

Limpiar y recoger todo inmediatamente cada vez que se preparan frutas y verduras para hacer zumos. Y desmontar y limpiar la licuadora o la batidora cada vez que se use. Se tardará unos 15 minutos en recoger y limpiar todo.

Las verduras de hoja verde son fuertes y amargas, deben añadirse en cantidades pequeñas. Este es también el caso del ajo y la cebolla. Hay que acostumbrarse al sabor y experimentar para encontrar las cantidades adecuadas.

La proporción recomendada de verde (verduras) y rojo (frutas) en los zumos es 4:2 pero va en gustos.

Merece la pena anotar las combinaciones que más gustan, y las que menos. Será más fácil hacer la lista de la compra para la siguiente vez.

Lo mejor para hacer turrón es un molde de madera. Puede improvisarse con cartón, o cartulina. Cortando un rectángulo de 25 x 15 cm, se marca una línea a 3 cm del borde, se doblan los lados, y se pegan las esquinas. Hacer un corte diagonal, pequeño, en las esquinas para doblarlas mejor. Forrar el molde con papel engrasado, sea cartón o madera.


Saludable

Las patatas hechas en el horno absorben menos grasa que las patatas fritas. Y las patatas cortadas gruesas absorben menos grasa que las patatas finas. Al fin y al cabo la grasa son calorías.