Cocina griega

Un ejemplo de la dieta mediterránea.

Al pensar en Grecia suelen venir a la mente imágenes de cielos luminosos, mares azules, casas blancas y ruinas muy antiguas. Es un buen punto de partida ya que la cocina griega no se puede entender sin la influencia mediterránea o sus raíces antiguas. El hecho de que Grecia es un país mediterráneo situado entre Europa y Asia le ha dado forma a su cocina, que también refleja la inspiración tradicional a la vez que las influencias modernas. Por último, la cocina griega no es sólo la de la península principal, sino también los platos de las cien islas que forman parte del país.

La cocina griega es rica en tradición y variedad. Algunos platos llevan preparándose durante miles de años, como las dolmas, hojas de parra rellenas. El yogur y muchos dulces datan de la época persa. Los turcos son responsables de la introducción del café. El trigo, el vino y el aceite de oliva son ingredientes característicos del Mediterráneo y se usan también en otros países de la zona. A estas características se le añaden algunos ingredientes y métodos característicos de Grecia.

El clima y la geografía griegos producen los limones, las aceitunas, las hierbas y las verduras que aparecen en sus recetas. El uso de ingredientes frescos y aceite de oliva y el hecho de que la comida se acompañe con un poco de vino convierten a la cocina griega en un ejemplo de la saludable dieta mediterránea.

La mesa griega

Los griegos siempre han sido famosos por su hospitalidad. Es normal ofrecer a los visitantes algo de comer o de beber, como bienvenida y como muestra lo feliz que es el anfitrión griego al tener un huésped. Aceptar esta ofrenda demuestra buenos modales por parte del visitante.

En este tentempié puede aparecer glyko, un dulce tradicional que no es más que una confitura espesa y dulce de hortalizas o fruta. Puede estar hecha de melocotón, albaricoque, membrillo, nueces verdes,  tomate o berenjena. Además de servirlas a los invitados, estas confituras  se usan en la cocina y se dan como regalo gastronómico. El glyko se sirve generalmente en una bandeja, con un vaso de agua helada y una taza de meloso café griego.

La comida del mediodía a menudo se hace al principio de la tarde, entre la una y las dos de la tarde. Tradicionalmente esta es la comida principal del día, aunque debido a las presiones de la vida moderna y los horarios de trabajo, el almuerzo se está convirtiendo en una comida más ligera, especialmente en las ciudades. Como ocurre en España, hace falta descansar descanso después de haber hecho una  comida abundante. Las escuelas y las empresas necesitan cerrar mientras que las personas disfrutan su largo almuerzo, completo con café y dulces.

La cena se hace muy al final de la tarde o al principio de la noche. A veces se empieza a cenar a las diez de la noche, y si se trata de una cena formal o una celebración, puede terminar a media noche. Normalmente quienes han disfrutado ya de una comida copiosa al mediodía, hacen una cena ligera, quizás sólo una ensalada.

Quienes toman un almuerzo ligero y comen más tarde, cenan más temprano y hacen de esta su comida principal Empezando por una sopa, meze o una ensalada y continuando con un plato principal de carne o pescado con verduras o arroz. Se sirve vino con la comida.

Meze

Uno de los placeres en la vida de Grecia es detenerse en una taberna por la tarde y picotear algo de meze y beber algo, a la vez que se disfruta de la charla, y se juega a las cartas o al dominó. Comparable a salir de tapas en España o la visita al pub que hacen los ingleses.

El meze consiste en una selección de bocados para picar, calientes o fríos, dulces y salados; también podría consistir en porciones más pequeñas de un plato principal. Pueden presentarse aceitunas aliñadas, trozos de queso feta, pan, pescados y mariscos como trozos de pulpo a la parrilla, berenjena frita y otras verduras en salsa. A menudo se acompaña con salsas para mojar, como tzatziki. Se sirve como aperitivo antes de una comida, o entre comidas, para ayudar a pasar el tiempo hasta la hora de la cena. La taberna, frecuentemente una pequeña empresa familiar, es el lugar ideal para disfrutarlo.

Como hay la variedad de platos que pueden servirse es enorme, el meze puede transformarse en una comida completa. Quienes hacen una comida fuerte al principio de la tarde no suelen necesitar más que un poco de meze para terminar el día.

Postres y dulces

Los griegos son maestros pasteleros y les encantan los dulces. Hay recetas griegas para todo tipo de postres, pasteles y helados. Una comida copiosa a menudo se remata con un postre simple, fruta fresca o yogur, pero es normal servir dulces y pasteles con el café, después de comer.  En verano, se prefiere el café helado.

La miel es uno de los alimentos básicos en una despensa griega y, por supuesto, también se usa para hacer dulces.

Un menú griego

Al planificar un menú griego, es importante recordar que se come más el pescado que carne, y que la carne de cordero o cabra aparece es más típica que la carne de res.

A las familias griegas les gusta reunirse a comer e intentan compartir a diario la comida principal, ya sea por la tarde o por la noche. Este es el momento de comunicar a todos los demás miembros lo que ha pasado durante el día, además de comer. Las comidas diarias son generalmente muy simples pero nutritivas y sabrosas, aparecen platos como avgolemono, stifado, musaca, spanakopita o skordalia.

ngredientes de la cocina mediterránea