Salsas para pollo

Hay una amplia variedad de salsas para servir con pollo. Claro que escoger la más adecuada depende de cómo se vaya a cocinar.

Si se trata de un plato caliente y el pollo se ha cocinado de un modo simple - al vapor, hervido o a la parrilla – y además nos gusta seguir las normas establecidas, podemos escoger una beurre blanc, una salsa suprema, una velouté hecha con caldo de pollo, o una de las salsas derivadas, como la salsa de champiñones o la salsa de ajo. También puede considerarse una salsa de tomate. Para pollo asado, se hace una salsa para asados con caldo de pollo y el jugo caramelizado que queda en la fuente.

Una salsa de queso irá bien si se trata de un plato de pollo con pasta. Y también podemos considerar una salsa de tomate o pesto.

Para brochetas hechas en la barbacoa, se puede escoger una salsa fría desde la salsa cruda mexicana, a una salsa de cilantro, o una salsa de cacahuete tailandesa. Esta última también va bien con los bocaditos de pollo empanado fritos, que a menudo se sirven con una de las salsas para mojar.

En el caso de trozos de pollo hechos a la parrilla, o a la barbacoa, hay que tener en cuenta la marinada que se ha utilizado. Si es algo de sabor muy neutro, se pueden servir con una mantequilla aromatizada, incluso la mantequilla al café, y se puede escoger entre las salsas exóticas para mojar, como la salsa dulce de chile o una de las salsas o aliños al piri-piri, especialmente si nos gusta lo picante. Si la marinada es muy fuerte, puede ser una salsa de yogur a las hierbas.

Las pechugas de pollo salteadas pueden servirse con cualquiera de las salsas mencionadas para platos de pollo calientes, pero también podemos pensar en una salsa que se haga en la misma sartén.

Un bocadillo quedará mejor con mayonesa, claro. Y la mayonesa, o alguna de sus variaciones, también es la salsa adecuada para servir con ensaladas de pollo. La ensalada hecha con lechuga, pollo cocido, manzana y salsa rosa es un plato clásico, y se le pueden añadir otros ingredientes al gusto. Y hay montones de aliños para probar.

El pollo hervido o al vapor quedaría bien con una salsa holandesa, por ejemplo, una salsa de pimientos amarillos, o una salsa de guisantes francesa.

Un plato más elaborado podrá ir con chaud froid.

¡Hay muchas salsas para experimentar!

salsa agridulce