Salsa de tomate

Descripción

Esta es la salsa de tomate más simple que la que se usa como base en la alta cocina y es una receta adecuada para la cocina casera. Tener salsa de tomate lista para usar permite preparar muchas otras recetas en un tiempo mí­nimo ¿Por qué no salsa de tomate hecha en casa? Se puede congelar facilmente, incluso en porciones individuales.

Ingredientes

60 ml aceite de oliva (4 cucharadas soperas)
1 cebolla (picadita)
1 1⁄4 kg tomate (lavados y partidos en trozos)
1 cdta azúcar
2 cdta sal (o al gusto)
  pimienta (molida, al gusto, optativo)

Instrucciones

  1. Calentamos el aceite en una cacerola o sartén grande, a fuego suave a medio. Añadimos la cebolla picada y freimos hasta que se empiece a ablandar.
  2. Echamos los tomates, removemos, y los dejamos cocinar unos 5 minutos.
  3. Añadimos el azucar y sazonamos.
  4. Cocemos a fuego suave hasta que el tomate se deshaga, unos 45 minutos.
  5. Pasamos la salsa de tomate por el pasapurés usando una rejilla gruesa. Quedará una salsa espesa sin restos de piel o semillas.
Rendimiento
4 raciones
Tiempo de preparación
20
Tiempo de cocción
45
Tiempo total
1 hora, 5 minutos

tomates maduros

Variaciones

Esta salsa de tomate es la base de muchas otras salsas, particularmente salsas para pasta, y es también un ingrediente importante en muchos guisos. Podemos experimentar con hierbas, especias y otros condimentos, o añadirlos al puré en el momento de utilizarlo en otra receta.

  • Si añadimos albahaca, orégano, quizás vino blanco, obtendremos una salsa con un sabor muy italiano.
  • Con hierbas de provenza, alcaparras, quizás vino tinto, obtendremos un sabor tí­pico de la cocina francesa.
  • Con hierbas de monte, como tomillo y romero, obtendremos una salsa para platos de caza.
  • Añadiendo laurel y vino blanco, se convertirá en una salsa perfecta para acompañar al pescado.

Salsa de tomate para enchiladas

La salsa para enchiladas es una salsa de tomate condimentada con comino molido, orégano mexicano y chile. Sofreímos 2 dientes de ajo, picaditos, y un poco de guindilla junto con la cebolla. Una vez echado el tomate, condimentamos con comino molido y orégano, preferentemente orégano mexicano. Retiramos la guindilla antes de pasar la salsa por el pasapurés. Podemos utilizar chile molido en lugar de guindilla. Entonces se añade junto con el comino y el orégano.

Salsa de tomate en el horno de microondas

Para hacer una salsa de tomate rápida, ponemos 600g de tomates, pelados y cortados en trocitos, en una tarrina de loza o vidrio apropiados para el microondas, con 1 cucharadita de aceite, un poco de sal y una pizca de azucar. Cocemos durante 5-6 minutos y dejamos reposar durante 2 minutos.  Podemos usar la batidora o el pasapurés, la mejor opción si los tomates no se pelan, para triturar el tomate. Esta salsa es más ligera y es ideal para el verano.

Para una salsa más tradicional, mezclamos 3 cucharadas de cebolla picada con 1 cucharada de aceite de oliva en una fuente para microondas y cocinamos durante 2 minutos. Añadimos 600g de tomates cortados en trozos, sal y una pizca de azucar y cocemos durante 5-6 minutos más. Dejamos reposar 2 minutos y pasamos la salsa por el pasapurés, o la batidora.

Podemos añadir hierbas aromáticas a cualquier salsa hecha en el microondas.

Nota: Cuando no es temporada, podemos usar 500 ml de passata o una lata de 450 g de tomate al natural triturado y usar algo menos de sal. El tiempo de cocción depende del microondas.