La cocina japonesa

Calidad, presentación impecable e ingredientes de temporada..

La cocina japonesa se caracteriza por utilizar alimentos de calidad, principalmente ingredientes de temporada, cocinados y presentados con sumo cuidado. Aunque ofrece una gran  variedad  de platos, la comida se basa en un alimento básico acompañado por un plato principal, o más, y guarniciones. A menudo se sirve también una sopa de miso.

Alimentos

El arroz, normalmente cocido al vapor, es un alimento básico presente en casi todas las comidas. Otros alimentos básicos incluyen pasta, en forma de fideos udon o soba. El plato principal y los acompañamientos consisten principalmente en pescado, marisco y verduras hervidas. Pescado, marisco y algas aparecen frecuentemente en la mesa y suelen cocinarse simplemente a la parrilla, se sirven crudos como parte del sushi y sashimi, o cocidos en caldo cono oden. Las prácticas budistas hicieron que los japoneses rechazaron la carne durante mucho tiempo, pero con la modernización, los platos a base de carne como el tonkatsu, el yakiniku y carne de vacuno en sukiyaki y nikujaga son corrientes.

Se bebe té verde, preparado de diferentes formas y en combinación con otros ingredientes. Se bebe también cerveza, sake, licor, vino, whisky y bebidas gaseosas.

La cocina japonesa tiende a usar pocas especias y poca grasa. La única excepción son los alimentos fritos como la tempura y algunos alimentos que se saltean antes de guisarlos. Los condimentos tradicionales son la salsa de soja, dashi, sake, mirin, vinagre, sal y azúcar. Condimentos como la salsa de soja y umeboshi, junto con el miso, hacen que los platos contengan mucha sal.

La comida

El tipo de menú más frecuente a la hora de comer es ichijū-sansai, una sopa y tres platos cocinados de forma diferente. Los tres platos suelen ser pescado crudo, sashimi, un plato a la parrilla y un plato hecho a fuego lento. Para facilitar la preparación de un menú típico, los libros de cocina japoneses se organizan según las técnicas culinarias, platos fritos, platos al vapor, platos a la parrilla; también suele haber capítulos dedicados a las sopas, sushi, arroz, pasta y los dulces.

El desayuno japonés suele consistir en sopa de miso, arroz y alguna verdura encurtida.

Las tradiciones culinarias japonesas no contemplan con buenos ojos que platos con diferentes sabores se toquen, por ello todos los platos se sirven en raciones individuales y en recipientes separados. Cuando esto no es posible, se sirven en recipientes con separaciones o se separan con hojas. La comida se sirve frecuentemente en una bandeja para cada comensal. El arroz y la sopa se sirven en cuencos individuales. El cuenco del arroz se pone a la izquierda del comensal y el cuenco de la sopa a la derecha. Detrás se ponen bandejitas o platos pequeños con el resto de la comida. Un plato podría tener sushi o pescado hervido, otro podría tener verduras hervidas y un tercero podría tener pescado a la plancha. Se pueden poner también algunos condimentos. Si se ponen verduras encurtidas, son para tomarlas al final de la comida y no se consideran como uno de los platos principales. Los palillos se colocan justo enfrente del comensal, en un hashioki, o palillero, con los extremos puntiagudos mirando hacia la izquierda.

La cocina japonesa se ha abierto a la influencia de las cocinas occidentales en la era moderna. Los platos inspirados en la comida extranjera, en particular la comida china, como el ramen y el gyōza, y también se han adaptado a los gustos e locales platos como espagueti, curry y hamburguesas. La tempura es una técnica que la cocina japonesa ha hecho suya y que se deben probar. Se trata de pescado, mariscos o verduras rebozados en una masa líquida muy ligera, y fritos en abundante aceite.

comida japonesa