Recetas con vino blanco

Lista de recetas que contienen vino blanco como ingrediente.

Medallones de jarrete guisados

Medallones de jarrete guisados a fuego lento con zanahoria, apio, cebolla y hierbas que se transforman en una rica salsa. La paciencia es una virtud, y valdrá la pena esperar a qu este plato esté listo.


Rollo de pollo y jamón

Este rollo de jamón y pollo se sirve caliente, con una salsa, o frío. Puede ser un plato digestible o un fiambre casero.


Solomillo de ternera a la sal con salsa de puerro y queso

El solomillo a la sal es un plato para quedar bien que es bien fácil preparar. La salsa le da un sabor muy rico a la ternera que, de otro modo, podría resultar insulsa.


Pestiños

Los pestiños son dulces de masa frita mojados en miel. La masa lleva vino y semillas de anís.


Urta a la roteña

Esta receta tiene casi tantas variaciones como cocineros en Cádiz. La mitad de las veces se hace en el horno, y la otra mitad se hace en una cazuela de barro o en una sartén ancha.


Salmonetes en escabeche

El escabeche es una antigua forma árabe de conservar pescado en un líquido ligeramente especiado con vino y vinagre.


Pasta con marisco

Pasta con mejillones y marisco variado cocinados con chalotas, ajo, vino blanco y crème fraîche, al estilo del sur de Francia. Una receta sencilla y deliciosa.


Prueba extremeña

Carne de cerdo adobada con pimentón, ajo, orégano y vino que se usa para estimar el condimento para los chorizos que se harán durante la matanza.


Carne mechada al estilo andaluz

La carne de cerdo mechada con tocino de jamón resulta un plato fuerte sabroso y reconfortante. Además la salsa se hace a la vez que la carne.


Cangrejos de río con tomate y vino

Cangrejos de río guisados con vino blanco y salsa de tomate aromatizados con ajo, tomillo y pimentón.


Rape al pan frito

Rodajas de pescado cocinadas en una salsa de pan frito, pimiento, ajo y cebolla.


Mejillones con vino blanco y nata

Los mejillones quedan fantásticos cuando se cocinan de forma clásica con cebolla picada, nata y vino blanco. Es el plato perfecto para disfrutar con una copa de vino frío.