Cocina

Trucos y técnicas de cocina.

El Levante

El arroz es el ingrediente central de los platos más característicos de la región de Levante, pero la paella, la más conocida de todas, es solo uno de sus muchos y deliciosos platos de arroz. Mariscos, almendras, alcachofas, tomates y pimientos son productos locales, por lo que aparecen en muchas especialidades de la región. Desde que los romanos comenzaron a salar el pescado, la mojama (atún salado) y las anchoas saladas han mantenido su sitio en las comidas diarias.

Cataluña

La comida catalana es el resultado de los maravillosos productos frescos españoles, tradiciones locales e influencias de la cocina francesa, italiana y árabe, con reminiscencias de la cocina de los antiguos romanos y de los primeros colonos griegos. La cocina tradicional incluye verduras guisadas, arroz, pasta, alubias, guisos de pescado, guisos de pollo, carne a la parrilla o pescado servido con alioli, una salsa hecha con ajo y aceite de oliva, y platos muy creativos de bacalao salado.

Extremadura

La cocina extremeña  también se basa en la carne de cerdo, cordero y platos de caza. De Extremadura provienen magníficos productos de carne de cerdo curada, en los cuales se utilizan cerdos de la raza local a los que se permite vagar por los campos y encinares, alimentándose de sus bellotas. El pimentón ahumado español, el  pimentón de la Vera, es también un producto extremeño. También se hacen migas, algo diferentes a las manchegas, guisos de cordero, y una sopa de tomates e higos, y buenos quesos.

Castilla y La Mancha

La cocina de la parte sur de Castilla se parece mucho a la de la parte norte.

La cocina manchega tiene mucho en común con la castellana, pero con más ajo, pimentón y azafrán. Merece la pena probar el manchego, un guiso de tomate y verduras similar al ratatouille francés;  la sopa de ajo; las perdices, ya sean estofadas, en escabeche o con chocolate; y las migas, que aunque no son más que pan del día anterior remojado y frito con ajo y otros ingredientes, resultan deliciosas.

Castilla y León

La cocina castellana clásica es simple, como es el estilo general en Castilla. El cordero lechal y el lechón, o cochinillo, se asan en hornos de leña. También se asa la caza que hay en la región. Los cazadores aprecian el jabalí, el faisán, la perdiz, el conejo o la liebre.

La Rioja y Navarra

Ambas regiones disfrutan de un suministro extraordinario de verduras y hortalizas cultivadas en los huertos que se encuentran a lo largo del río Ebro. Ha y alcachofas, espárragos, puerros, acelgas, pimientos rojos, sobre todo pimientos del piquillo, cogollos de lechuga y unas delicadas alubias blancas llamadas pochas, se conservan en frascos gourmet y se aprecian en toda España. Esas verduras y hortalizas aparecen en guisos, estofado y ensaladas. Las patatas, el chorizo y el bacalao salado son ingredientes frecuentes en los platos locales.

Aragón

La cocina aragonesa es tan enérgica y vigorizante como un paseo por sus montañas. Cuenta con buena carne de cerdo, aceite de oliva, el delicioso jamón de Teruel y las truchas de los arroyos pirenaicos. Tomate, cebolla, ajo y pimientos asados se unen salsas suaves y acompañamientos inolvidables. Las deliciosas frutas y verduras de la región, especialmente los melocotones, son las estrellas de muchos de los platos tradicionales.

Asturias y Cantabria

Situadas entre el mar y las montañas de los Picos de Europa, su cocina es rica en platos de pescado y abundantes guisos de carne de cerdo y alubias. Cantabria es famosa por las anchoas y las sardinas, el atún, la merluza, las almejas y los cangrejos de varias formas y tamaños.

Galicia

El pescado y el marisco son el pilar de Galicia, más marisco que pescado. Son de una calidad tan buena que apenas se necesita más que asarlo s a la parrilla o cocerlos al vapor para convertirlos en una comida de cinco estrellas. Los percebes son tan deliciosos como caros, pero también hay mejillones, almejas, vieiras, cangrejos pequeños, medianos o grandes, langostinos, cigalas, langosta, pulpo, merluza y rodaballo, la lista no acaba aquí, pero basta como muestra. Galicia es una de las pocas regiones verdes en España y cuenta también con excelente carne de res, productos lácteos y huevos.