Aragón

La cocina aragonesa es tan enérgica y vigorizante como un paseo por sus montañas. Cuenta con buena carne de cerdo, aceite de oliva, el delicioso jamón de Teruel y las truchas de los arroyos pirenaicos. Tomate, cebolla, ajo y pimientos asados se unen salsas suaves y acompañamientos inolvidables. Las deliciosas frutas y verduras de la región, especialmente los melocotones, son las estrellas de muchos de los platos tradicionales.

Entre los platos típicos destacan el ternasco asado, cordero asado; pollo o cordero en chilindrón, guisados en una salsa de ñoras o pimientos rojos; el magro con tomate; la perdiz en salsa de chocolate; los cardos en salsa de almendras; y los melocotones en vino.