Cataluña

La cocina catalana aprovecha los productos de la huerta mediterránea y la abundancia de pescado.

La comida catalana es el resultado de los maravillosos productos frescos españoles, tradiciones locales e influencias de la cocina francesa, italiana y árabe, con reminiscencias de la cocina de los antiguos romanos y de los primeros colonos griegos. La cocina tradicional incluye verduras guisadas, arroz, pasta, alubias, guisos de pescado, guisos de pollo, carne a la parrilla o pescado servido con alioli, una salsa hecha con ajo y aceite de oliva, y platos muy creativos de bacalao salado. El lugar donde se saltean las espinacas con pasas y piñones, es donde se está innovando, porque esta es la tierra de la cocina experimental, donde la cocina mediterránea se vuelve ultramoderna.

Las especialidades tradicionales incluyen la sanfaina, una especie de pisto; escalibada, una ensalada con berenjena a la parrilla, calabacín, cebolla y otras hortalizas; arroz en cazuela; rossejat de fideus, una cazuela de pasta tostada; butifarra con monchetas, alubias con salchicha local; pato con peras; conejo con alioli; mar y montaña, pollo y marisco; suquet, pescado o marisco en una salsa a base de tomate; salsa romesco, salsa de pimiento rojo con nueces; canelones; cocas, tortas planas, similares a la pizza; crema catalana, parecida a la crème brûlée inglesa.