Aprovechar el pan duro

El pan duro puede ser útil como ingrediente para otros platos.

Siempre es difícil calcular la cantidad de pan que se va a usar. Un día no llega, y otro sobra una barra entera. Una de las cosas más frustrantes en la Tierra es ver como esa barra de pan se pone rancia, lo único peor es tener que tirarla. A menos de que esté mohoso, no hace falta tirar el pan. Por muy duro que esté, siempre se puede aprovechar; puede ser útil como ingrediente de otros platos.

Ideas rápidas

Pan rallado

Es una forma de aprovechar el pan duro. Puede rallarse con un rallador de queso, pero es mucho más fácil hacerlo con el robot de cocina o un molinillo de café. NO es recomendable utilizar EL MISMO molinillo con el que se muele el café porque el pan rallado cogería el sabor, y también podría afectar al sabor del café que pase después por ese molinillo. Un fanático del café recién molido que también ralle pan frecuentemente hará bien en tener dos molinillos.

Ensalda de pan, panzanella

Una ensalada de pan tiene los ingredientes de un gazpacho y lechuga. La panzanella es una ensalada italiana que se hace con pan del día anterior cortado en dados.

Para engordar una sopa o una salsa

El pan está hecho de harina, así que puede utilizarse para espesar un caldo. El pan del día anterior o el pan duro son perfectos.

Para espesar una sopa caliente, salsa o guisado, basta con echar miga de pan a la cazuela y dejar que cueza hasta que se deshaga. Si se va a triturar la salsa, se pueden echar rebanadas con corteza. En el caso de un potaje de legumbres, queda mejor si el pan se fríe con el sofrito.

El pan duro puede utilizarse pan para engordar sopas y salsas frías. El gazpacho o el ajo blanco son un ejemplo. También se puede utilizar pan para engordar una salsa como el ají verde peruano.

Para engordar hamburguesa, pasteles de carne al horno, s o salchichas caseras

Se puede añadir un poco de miga de pan, o pan rallado, a la carne picada para hamburguesas. Esto las hace algo más tiernas y jugosas. Lo mismo se puede hacer con la carne picada para un pastel, o con la carne picada para hacer salchichas caseras.

Tostadas

¿Qué el pan está ligeramente seco? Siempre se puede tostar y así se seca un poco más. Además, tardará menos tiempo en tostarse que el pan muy fresco. El pan tostado con mantequilla y mermelada es algo magnífico. También se puede hacer una tostada a la canela echando un poco de azúcar y canela sobre la mantequilla.

Y quienes no sean aficionados a las cosas dulces, pueden rociar el pan tostado con aceite de oliva y un poco de sal para convertirlo en un delicioso pa amb oli mallorquino. Si se desea algo aún más sabroso que el pa amb oli, puede frotarse el pan tostado con un diente de ajo pelado antes de rociarlo con un poco de aceite de oliva y echarle sal para hacer un adictivo pan con ajo y aceite murciano. Cualquiera de los dos puede rematarse frotando medio tomate en el pan.

El mejor pan para hacer pa amb oli es una hogaza redonda de pan de pueblo. Casi todos los tipos de pan quedan bien con ajo y aceite. Claro que si el pan de base es italiano, estamos hablando de una bruschetta.

Se puede poner una loncha de queso sobre esa tostada y meterla debajo de la parrilla del horno hasta que el queso se funda, unos 10 minutos si la parrilla estaba caliente. Además, se puede experimentar con diferentes tipos de pan y de queso, el queso Cheddar, por ejemplo, puede producir un grilled cheese inglés o un rarebit galés. Además, se le pueden añadir otras cosas a este bocadillo abierto de queso fundido, desde chutney a rodajas de manzana, desde lonchas de jamón a cebolla o pimiento asados.

Cuando hay mucho hambre y no se quiere esperar a que se caliente la parrilla del horno, también se puede poner la tostada con queso en el horno de microondas, estará lista en cuestión de 1 minuto, más o menos.

Picatostes, costrones de pan frito

Para hacer picatostes, se corta el pan del día anterior en tiras, se moja ligeramente en agua salada y se escurre unos minutos sobre una tabla de madera. Las tiras de pan se fríen en abundante aceite muy caliente y se espolvorean con azúcar. Los picatostes son deliciosos con chocolate a la taza.

Para hacer costrones de pan frito, se cortan en dados las tiras de pan remojadas. Se fríen los dados de pan en aceite muy caliente y abundante, se escurren y se dejan sobre papel de cocina para quitarles el exceso de grasa. Una guarnición ideal para un puré de verduras o de legumbres.

Croutons

Se corta el pan en dados de 2-3 cm de lado. Se rocía con aceite de oliva y también se puede condimentar con hierbas secas. Se extienden los dados de pan sobre una fuente de horno y se tuestan durante 15 minutos en el horno previamente calentado a180-200º C. También se pueden condimentar con especias o hierbas al sacarlos del horno.

Ideas que necesitan más trabajo

Migas

Se remoja el pan en agua salada y después se escurre muy bien, debe estar húmedo y blando, pero no hasta el punto que se convierta en una pasta. Si estuviera demasiado húmedo, puede envolverse en una servilleta y dejarlo sobre un colador para que se seque un poco. Se fríen en un poco de aceite un par de dientes de ajo, pueden estar cortados en rodajas, y se rehoga el pan en ese aceite con el ajo, partiéndolo con la espumadera si fuera necesario, hasta que se convierta en migas secas, sueltas y doradas.

Las migas se pueden espolvorear con azúcar una vez hechas, pero también se pueden servir saladas, condimentadas con pimentón. Puede freírse tocino, chorizo o jamón junto con el ajo, como en el caso de las migas de pastor.

Tostadas francesas

El pan se remoja en huevo y leche y se fríe en mantequilla. Se endulza con azúcar, que puede mezclarse con el huevo y la leche o se espolvorea por encima después de frito el pan. De cualquier forma que se endulce la tostada francesa, se espolvorea con canela molida antes de servir.

También se pueden poner las tostadas remojadas sobre una fuente engrasada con mantequilla, con un poco de mantequilla encima y tostarlas en el horno, unos 15-20 minutos a 200º C. Se les puede dar la vuelta a la mitad.

Torrijas

Se corta el pan en rebanadas gruesas que se remojan en leche con un poco de azúcar. Se escurren, se pasan por huevo batido y se fríen en aceite abundante. Se pasan a una fuente y se cubren con un almíbar fuerte, bien caliente, aromatizado con canela, limón o vainilla. Se sirven cuando están a temperatura ambiente y han absorbido bien el almíbar. Se pueden espolvorear con canela molida.

Las rebanadas de pan remojado en leche se pueden pasar por harina antes de pasarlas por el huevo. Hay quien le da un hervor en almíbar a las torrijas fritas antes de pasarlas a la fuente, vertiendo el resto del almíbar sobre las torrijas.

En vez de freírlas, se pueden hacer las torrijas en el horno poniendo las rebanadas pasadas por huevo en una fuente de horno engrasada con aceite, de forma similar a las tostadas francesas, y haciéndolas en el horno a 180-200º C 15-20 minutos, dándoles la vuelta una vez.

Sopa de pan

Es el caso de la sopa de ajo española o de la sopa de cebolla francesa. Es más, la sopa se puede servir dentro de una hogaza pequeña, o una bola de pan, a la que se le ha quitado la miga.  que se obtiene en un tazón de pan. La consistencia se convierte en primera clase cuando comienza a raspar los lados.

Stratta

La versión italiana de la quiche consiste en capas de pan y de otros ingredientes que se ponen en una fuente de horno engrasada, se vierte el huevo batido por encima y se hacen en el horno a 160º C durante unos 25-30 minutos, o hasta que el huevo esté cuajado. El pan suele cortarse en dados. Los otros ingredientes deben estar ya cocinados. Como sugerencia, probar a hacer una stratta con espárragos, champiñones y queso de cabra, o estratos de jamón y queso.

Budín de pan, dulce o salado

Por supuesto que esto tiene que estar en la lista, después de todo, el pan es su ingrediente principal. Hay muchas variaciones, el budín de pan irlandés es sólo un ejemplo.

budín de pan y mantequilla